El arte de dirigir un pareja en una sesión de fotos por Artslibri

0
65

“Queremos fotografías naturales, sin posados” se ha convertido en la frase más recurrente de los últimos tiempos por parte de los novios a los fotógrafos de su boda. Esa espontaneidad que se respira en los reportajes actuales, no es más que el reflejo de una tendencia que deja a las parejas estar ante la cámara.

Pero, ¿existe posado detrás de ello? Indudablemente el posado tal y como lo conocíamos no, pero que los novios sepan que hay un objetivo que les está apuntando no deja de ser un modo de posar indirecto. Pues bien, esta sería una primera toma de contacto, dejarles que manifiesten gestos de cariño a su manera. De esta forma nos permite como fotógrafos calentar la cámara, buscar encuadres, buscar gestos, llegar a la fotogenia de nuestros novios de manera natural, no forzada.

pablobeglez033© PABLO BÉGLEZ
pablobeglez044© PABLO BÉGLEZ

 

Nuestra pareja se empezará a soltar, haciendo que después, a la hora de plantear ciertos posados, se encuentren más relajados. En alguna ocasión he utilizado vídeo para grabarles en esos primeros momentos comentándoles en qué va a consistir la sesión y cómo irá evolucionando, lo cual ha ayudado enormemente a que todo fluya de manera más distendida posteriormente.

Es muy complicado comenzar con un posado de primeras, a no ser que estemos trabajando con modelos, fundamentalmente porque aún no nos sentimos cómodos por ninguna de las dos partes. Por tanto, como decíamos, es interesante esa primera opción de dejarles que actúen relajados ante la cámara.

Lo bueno de esa primera acción es que nos da pie a que conozcamos cuáles son los mejores ángulos de la pareja.  Es tendencia utilizar poses iguales como patrón para todos los reportajes, pero no se tiene en cuenta que no a todo el mundo les sientan igual esos posados. Sobre todo porque parecemos más interesados en encontrar el encuadre del siglo que en el gesto que nuestros novios tengan en ese momento.

El gesto forzado se nota, por ello no hay que tener miedo a repetir las tomas las veces que hagan falta e incluso prescindir de ellas si vemos que no sale la fotografía que estamos planteando. En ese momento es fundamental tratar con los novios desde la paciencia, marcando espacios de tiempo si hace falta, haciendo que de nuevo se vayan metiendo en la sesión de forma natural.

11088442_936260253061158_8881017886597765203_o© HILARIO SÁNCHEZ

 

Debemos tener en cuenta la fisionomía de nuestra pareja. Para ello es interesante caminar a su alrededor, buscar sus puntos fuertes. Los primeros planos no los aguanta todo el mundo. Hay una pose recurrente que es la de hacer un picado situándonos por encima de sus cabezas, en ocasiones realza las facciones y los ojos, pero en otras deforma y no acentúa las bondades del rostro, por tanto hay que tener cuidado y saber a quién le sienta bien y a quién no.

10865846_875975405756310_1096733770872416947_o© HILARIO SÁNCHEZ

 

Los abrazos, que el chico agarre por detrás a su novia o viceversa no deja de ser un posado clásico, pero si hacemos que se sientan cómodos, que cierren los ojos, que dejen aflorar el sentimiento, podemos conseguir retratos muy atractivos a nivel emotivo.

Igualmente podemos plantear una secuencia, jugando con las miradas. Conducirles para que miren a diferentes lugares e incluso directamente a la cámara o entre ellos. Si les hablamos durante la sesión haciéndonos valer con nuestras directrices, evitaremos la incómoda frase de “¿ahora dónde miramos, qué hacemos?”.

Fotografo-boda-hipster-urbana-Bodas-de-Cuento-171© RAQUEL BENITO

 

Las paredes como fondo para que “actúen” ante la cámara. Tener un punto de apoyo en nuestro escenario exterior ayuda, al final no deja ser una traslación del típico ciclorama de estudio a un entorno natural, ya sea urbano, industrial o rural, que nos permite que ellos se puedan apoyar, abrazar, mirar frontalmente a cámara, y que a nosotros nos ayuda a jugar con los planos, situando el encuadre donde vemos puede sentarles mejor haciendo sugerente la toma fotográfica. Igualmente si utilizamos la pared para jugar con la perspectiva del entorno, imaginemos una callecita de un pueblo blanco de la costa, una cuesta, un punto de foco que nos conduce desde la pareja hasta el horizonte.

Fotografo-boda-hipster-urbana-Bodas-de-Cuento-183© RAQUEL BENITO

 

Experimentar con el enfoque y la perspectiva hace que les estemos instando a que hagan ciertos posados. En este sentido es recurrente jugar con los planos, situando al novio dos pasos por delante de su pareja o viceversa. O situándoles en un paisaje espectacular sin romper el protagonismo de ellos aunque salgan empequeñecidos. En ese momento sí es por importante marcarles una pauta de posado, que estén quietos es fundamental, aunque pueden agarrarse de la mano, darse un beso, abrazarse.

Respecto al tema de los besos (u otros posados) es muy importante no forzarles. No todas las parejas manifiestan su amor de la misma manera, es una premisa que debemos tener muy en cuenta. Si les incitamos a que se besen cuando no se sienten cómodos, estamos forzando la situación sin necesidad. Pero ésto es trasladable a otras poses, podemos guiarles, pero en el momento que veamos que no funcionan, es imprescindible saber cortar a tiempo.

Puntos clave

Comenzaríamos hablando con ellos, haciendo que se sientan cómodos ya desde el primer momento, donde les indicaremos las pautas que vamos a seguir, nuestro modo de trabajar, los lugares que vamos a ir utilizando y los cambios de ropa si los hubiese.

Seguiríamos dejando que sean ellos ante la cámara, buscando sus mejores ángulos, haciendo que se suelten al mismo tiempo que nosotros. Después podemos ir planteando posados poco a poco, incluso continuar esa espontaneidad ayudándonos con elementos de atrezzo, o con una pequeña narrativa que después quede reflejada, como un paseo por la playa o una tarde de pic-nic.

En este sentido las posibilidades son múltiples, pero es importante que no se alejen de los gustos de ellos para que actúen con mayor naturalidad. Nos hemos obcecado con que mantengan una estética determinada, pero como decimos cada pareja es un mundo y lo importante es que quede reflejada su personalidad, su emotividad desde la verdad. Cada pareja tiene una serie de puntos en común y es interesante hablarlo de antemano y saber si pueden encajar en una sesión de fotos.

Y muy importante, ser comprensivos, si están cansados darles su momento de respiro, hablarles, guiarles, enseñarles alguna imagen durante la sesión donde puedan verse, para animarles y que vean lo están haciendo bien. Ser un poco psicólogos, saber qué poses las hacen con mayor naturalidad y cuales no. En definitiva convertirnos en verdaderos directores de orquesta y hacerles sentir cómodos en todo momento.

Por Gema S. Nájera

Foto portada: Pablo Béglez

Vía artslibri.com

Compartir
Artículo anterior¿Cómo ahorrar en tu boda?
Artículo siguienteIdeas originales de meseros para tu boda
Trendy Bodas
The Wedding Magazine - Revista Colaborativa de Bodas - Somos un grupo de profesionales que nos encargamos de proporcionar los mejores servicios para ese día tan especial como es el día de tu boda. Nos encargamos de cuidar todos los detalles para que no falte ninguno.