Las bodas en las playas de Cádiz, una moda que gana adeptos

0
149

Cada vez son más las parejas que deciden celebrar su gran día a la orilla del mar

Cada vez más, las parejas del momento desean innovar en su día más especial. Atrás van quedando iglesias, juzgados y celebraciones comunes. Ahora las bodas son casi una competición de originalidad. Ni que decir tiene que la provincia de Cádiz esconde calas, playas y zonas paradisíacas que nada tienen que envidiarle al Caribe. ¿Y por qué cruzar el Atlántico pudiendo celebrar una boda de las mismas características y sobre arena fina de una playa gaditana? Por todo ello, las parejas que huyen de ceremonias tradicionales tienen multitud de opciones para jurarse amor eterno en cualquier rincón con encanto.

Desde hace dos años, las playas se erigen como uno de los marcos más demandados, en un principio las bodas entre personas del mismo sexo eran las que más se celebraban sobre la arena, pero ahora el ‘boom’ hace que todos quieran decir ‘sí quiero’ a orillas del mar. Y es que, la estampa de algunas playas de la provincia. Por ello los organizadores de eventos más específicos en bodas como son los ‘wedding planners’, ante una propuesta de tales características, se encuentran con varios incovenientes que a veces no son contemplados por la pareja en cuestión, ya que hacer una celebración directamente sobre la arena de la playa implica a muchos organismos competentes y, sobre todo, legislación, permisos y dificultades. De hecho, no en todas las playas los trámites son tan sencillos, por lo que el sector turístico pide que el papeleo sea lo más ágil posible, que no se demore meses y que tenga una tasa razonable y coherente con el tipo de celebración que se prepare. Pero en el caso de la capital gaditana, algunos ni siquiera saben quién tiene la competencia para regular este aspecto.

Tal y como aseguran desde el Ayuntamiento de Vejer, son muchos los turistas que deciden casarse durante sus vacaciones en el municipio gaditano, pero que lo hacen en la Casa Consistorial. En cambio, cuando quieren casarse en las playas, es el organizador de eventos quien mueve los hilos. Ni siquiera los responsables municipales suelen trasladarse a conducir bodas que no sean en el propio Ayuntamiento, por lo que una boda en la playa implica tener además un maestro de ceremonias de confianza, lo que la hace aún más especial.

Todo ello, pone de manifiesto que la moda de bodas en la playa va creciendo y hará que la regulación se adapte a la demanda lo antes posible.