Comienza la temporada de despedidas de soltera 2015

0
183

La última moda es reunir a varios grupos mixtos en cenas-espectáculo y el servicio más caro es contratar a un actor para gastar bromas a los novios

Las agencias que las organizan a partir de marzo cifran el gasto entre 80 y 100 euros por participante

Marzo marca el inicio de la temporada de despedidas de solteros y solteras. Un festejo para celebrar el cambio de estado civil que sigue teniendo a la ciudad como uno de los destinos más demandados por los grupos de jóvenes foráneos disfrazados, junto con León, Logroño o Salamanca. ¿Las razones? La vitola de urbe costera, con buena gastronomía, variedad de actividades para disfrutar de la naturaleza y marcha garantizada prácticamente las 24 horas.

Las agencias especializadas en organizar este tipo de festejos calientan motores para los meses más fuertes, que se concentran entre abril y agosto, según explica Alejandro Ruiz de la Peña, responsable de Espectáculos Ruiz. Los clientes que contactan con estas agencias para pasar un fin de semana memorable en Gijón suelen quedarse entre una y dos noches en la ciudad. Pueden contratar servicios sueltos o paquetes a un precio cerrado (packs) que incluyen por regla general el alojamiento en un hotel y algo más: o bien alguna actividad complementaria al aire libre o una cena espectáculo. Ruiz de la Peña señala que lo más contratado en su agencia son las cenas-espectáculo temáticas. Fundamentalmente son de dos tipos: ‘Las Mil y Una Noches’ y la ‘Flower Power’. La primera incluye espectáculo erótico y la segunda también tiene show pero sin contenido picante. «Es lo más parecido a las celebraciones de las bodas con dj y la actuación de un showman», aclara Ruiz de la Peña sobre la segunda. En ambos casos, la moda es reunir a grupos numerosos, tanto de hombres como de mujeres, para compartir la diversión en el mismo espacio lúdico. ‘Las Mil y Una Noches’ suelen celebrarse por su mayor aforo en el Hotel Silken Ciudad Gijón y la ‘Dinner Flower Power’, en las instalaciones hosteleras de Talasoponiente. En estas cenas temáticas los grupos están controlados en recintos cerrados hasta las dos o tres de la madrugada, cuando se les deja que prosigan la fiesta por los bares de la ciudad.

Como centrales de reservas

Los más sibaritas pueden alquilar un catamarán, tripulación incluida, por 200 euros la hora. Un poco más, 250 euros, es lo que cuesta el alquiler de una limusina, por el mismo tiempo, para pasearse con ella por las calles de Gijón. Otra de las novedades con mayor aceptación son las gymkanas y pruebas por el barrio de Cimadevilla y la playa de Poniente. El servicio más caro es contratar a un actor para gastar una broma a los novios de cada grupo. Cuesta 300 euros, porque hay que traerlo de Madrid. Éste suele pasar entre una y dos horas esposado al futuro contrayente por la zona de marcha de la ciudad.

Javier García, encargado de la agencia Xagaevent, explica que las empresas que se dedican a satisfacer esta demanda de ocio actúan como si fueran centrales de reservas. «Trabajamos a comisión y facilitamos a nuestros clientes todo tipo de servicios y actividades a los precios que nos marcan los proveedores», detalla. «Bueno, de todo no. Hay cosas que te piden en las que hay que frenarles», añade. «Se puede vivir de esto, pero es necesario complementarlo con algún otro tipo de cosa. En mi caso, tengo una agencia de viajes y me dedico a la organización de eventos», explica García.

El responsable de Xagaevent rechaza el sambenito que asocia las despedidas a turismo barato y cutre. «Los grupos para los que trabajamos se gastan una media entre 80 y 100 euros por persona. Y tenemos clientes que vienen del País Vasco que todavía se dejan mucho más dinero en la ciudad», afirma Javier García, quien defiende que de la presencia de las despedidas de soltero en la villa de Jovellanos salen beneficiados restaurantes, hoteles, comercios, bares de copas, empresas de turismo de aventura… «Para el volumen de gente que se mueve en las despedidas gijonesas, el porcentaje de quienes se portan mal es muy pequeño», concluye.

Vía: articulosparadespedidasdesoltera.com/blog